Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

El peligro de los celos en Alcorcón

El peligro de los celos

Prácticamente todos hemos sentido alguna vez celos. Esta emoción es común a todos los seres humanos y es normal que surja si sentimos amenazada nuestra pareja y tememos perder a otra persona. Los celos, además de en las relaciones amorosas, se dan entre compañeros, hermanos o amigos.

Es normal sentir celos en la relación de pareja, sobre todo si la relación está muy viva y nos importa la otra persona. Lo problemático de los celos comienza si se convierten en un problema patológico que hace aparecer la ansiedad y el miedo, generando un malestar psicológico que no resulta sano y que provoca que, donde antes había una relación segura, ahora exista una relación problemática en la que las discusiones resultan habituales.

Los los aparecen cuando existe (o se sospecha que existe) una tercera persona que nos hace ver amenazada nuestra relación de pareja, ya sea porque nuestra pareja siente cierto cariño hacia ella o porque creemos que la prefiere antes que a nosotros.

Sentir más celos o menos no significa que a nuestra pareja la queramos más o menos. Más bien viene a ser lo contrario, ya que el significado de los celos no es el del amor dado que perjudican a la relación y causan desconfianza hacia la pareja.

Que los celos no terminen con la relación
Junto con los celos suelen aparecer la ansiedad, la tristeza y el miedo, haciendo que nos centremos más en el origen de nuestro temor y experimentemos la supuesta amenaza como algo que es muy real. Esto hace que la persona celosa sea incapaz de ser consciente de las pruebas que están ahí confirmando que su pareja es fiel, y que también olvide que están juntos porque la prefiere a cualquier otra.

Por su parte, la pareja pasa sentirse presionada, controlada y agobiada. Al principio puede que se sienta querida al ver los celos del otro, pero con el paso del tiempo comienza a cansarse y se hacen insoportables las explicaciones que hay que dar a todo momento. Eso genera frustración y puede hacer que empiece a ocultar información a mentir con el fin de evitar discusiones o interpretaciones erróneas.

Esto, con el paso del tiempo, puede deteriorar la relación de manera tan grave que termine produciéndose la ruptura.