Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

Combate el estrés con técnicas de respiración en Alcorcón

Combate el estrés con técnicas de respiración

La rutina acelerada de nuestra vida diaria hace que a menudo se pueda sufrir ansiedad y estrés. Dormir mal, pasar mucho tiempo en el trabajo, ir con prisas a todas partes… nos pueden pasar factura y no son pocas las personas que no saben cómo manejar todo el estrés del día a día.

Pero lo cierto es que para manejarlo no hacen falta vacaciones, fines de semana en un spa o masajes. Las técnicas de respiración son muy efectivas para relajar nuestro cuerpo y calmar nuestra mente, y cada día son más utilizadas en las consultas psicológicas.

Estas técnicas ayudan a hacer que la presión arterial disminuyan, fomentan la lucidez y la calma, y a menudo pueden reducir el estrés en 10 minutos.

Pero aunque respirar sea algo natural que podemos hacer sin pensarlo siquiera, para realizar técnicas de respiración es necesario disciplina y práctica. Pero perseverando se pueden dominar y, a través de ellas, controlar el estrés e incluso los ataques de ansiedad.

Vamos a ver 4 sencillas técnicas de respiración que nos ayudarán a lograrlo.

Respiración cuadrada
Esta es la más simple de las técnicas. Consiste en adoptar una postura que resulte cómoda en cualquier lado como sentado en el sofá, en la silla del puesto de trabajo, o incluso tumbado en la cama. Se inhala contando hasta cuatro y se repite el mismo proceso pero exhalando. La inhalación y exhalación deben realizarse siempre por la nariz, nunca utilizando la boca.

Esta técnica ayuda a aumentar la concentración, relajar el sistema nervioso y reducir el estrés. Además, es especialmente útil al ir a la cama para dormir.

A medida que se avanza, se puede intentar incrementar el tiempo de las inhalaciones y exhalaciones contando hasta seis, ocho o diez.

Respiración abdominal
Esta técnica consiste en no inflar el pecho sino el diafragma. Una mano se coloca sobre el vientre y la otra sobre el pecho, y se respira profundamente por la nariz mientras se siente cómo el vientre crece y los pulmones se expanden.

Se debe realizar entre 6 y 10 veces, durante 10 minutos, cada día.

Relajación muscular progresiva
Esta técnica se utiliza para reducir la tensión en todo el cuerpo. Se lleva a cabo realizando respiraciones lentas y profundas en las que se comienza inhalando a través de la nariz contando hasta cinco y tensando los pies. A continuación, se cuenta hasta cinco mientras se exhala relajándonos.

Una vez hecho esto, se repite el mismo proceso para cada grupo muscular: las rodillas, los muslos, los glúteos, el pecho, los brazos, las manos y los dedos, el cuello, la mandíbula y los ojos.

Respiración alterna
Esta última técnica se realiza en una posición que resulte relajante, colocando el dedo pulgar derecho sobre la fosa nasal derecha, y el índice sobre la fosa nasal izquierda. Para inhalar se presiona el pulgar sobre la fosa nasal en la que está colocado, y para exhalar se presiona con el índice.

Esta técnica es la única de las 4 que no se recomienda realizar antes de dormir pues se considera que balancea el cuerpo y “espabila” la mente.