Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

Cómo decir adiós y seguir adelante en Alcorcón

Cómo decir adiós y seguir adelante

Durante la vida, a todos nos toca vivir separaciones, finales de algo que había empezado y que llegan, lo hayamos o no deseado, a su final. Siempre encontraremos situaciones en las que tenemos que renunciar y decir adiós a algo que tenemos, y es especialmente doloroso cuando es algo de lo que no queremos separarnos.

Podemos considerar naturales algunas de las despedidas, y las aceptamos como algo natural que forma parte de la vida. Esto hace que las asimilemos mejor. Pero en otros casos el vínculo afectivo que se estableció con esa persona, ese puesto de trabajo o ese sueño nos deja un vacío que resulta muy difícil de llenar.

Cuando experimentamos una pérdida es normal sentir rabia, culpa, tristeza o angustia, ya que el duelo a menudo implica desprenderse de lazos afectivos de lealtad y cariño hacia el objeto de la pérdida. Además de una necesidad de readaptarnos al entorno y de desarrollar relaciones nuevas.

Por ello, la terapeuta Stephanie Sabar nos sugiere cinco pasos con los que el tránsito en la despedida nos deje un buen recuerdo en lugar de convertirse en un duro camino:

  1. Aceptar la realidad y constatar la ausencia.
  2. Permitir los sentimientos de dolor, tanto los comentados unas líneas más arriba como el alivio, la vergüenza o el miedo.
  3. Adaptarse compensando el rol que desempeñaba lo que hemos perdido. Para esto son necesarios apoyos tanto personales como externos.
  4. Utilizar una parte de la energía emocional para volcarla en otra situación, ya que siempre habrá otros trabajos u otras relaciones personales.
  5. Continuar el vínculo con lo que hemos perdido dándole otro lugar, como una representación interna.

Para que el duelo sea saludable nos debemos despedir, debemos dejar de aferrarnos a lo perdido y situarlo internamente en otro lugar, rehacer nuestra vida y nunca cerrar en falso la herida. Lograrlo es más sencillo si tenemos una buena base social y un adecuado autoconocimiento de nuestra manera de gestionar las emociones y qué recursos tenemos como apoyo. El duelo puede representar una oportunidad para el autocrecimiento si sabemos cómo aprovechar el recogimiento interior y cómo encontrar recursos nuevos.

Leave a comment

Your email address will not be published.