Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

Consejos para no consentir demasiado a los niños en Alcorcón

Consejos para no consentir demasiado a los niños

Hay niños que están demasiado consentidos sin ninguna limitación, que no sólo “manejan” la vida de la familia sino que dan órdenes a sus padres y chantajean a todo aquel que no hace lo que quieren. Hay casos en los que se le consiente estos caprichos, malos comportamientos o contestaciones porque se piensa que “es pequeño todavía, no es para tanto”, porque la situación es agotadora o porque no se le quiere “causar un trauma”. Todo esto es un error, como también lo es el pensar que cambiará cuando crezca.

Esta actitud puede provocar que cuando sea adolescente se haya convertido en una persona agresiva y violenta no sólo con su familia, sino también con personas externas al ámbito familiar. Será una persona que tratará de imponer su propia ley y que, además, no será feliz.

Cómo es un “niño tirano”
Estos niños abusan de su fuerza, poder o superioridad en cualquier situación para conseguir que se haga lo que quiere. Sus caprichos no tienen límites y quieren ser siempre el centro de atención. No saben escuchar y son desobedientes y desafiantes, con poca tolerancia a la frustración.

Qué es lo que no se debe consentir

  • No cumplir las normas. Que el niño sea disciplinado ni significa que se le traumatice, sino que se le enseña.
  • Salirse siempre con la suya. Siempre hay concesiones, pero “NO” es “NO”.
  • Resolverle los problemas siempre. Si no sabe, por ejemplo, doblar su ropa, hay que enseñarle en lugar de doblársela siempre.
  • Faltas de respeto y malos modos. No se debe consentir que trate a los padres de esa manera. Hay que decirle que no se acepta ese comportamiento sin gritarle pero de manera enérgica.
  • Darle todo lo que quiere. Si constantemente le damos caprichos o regalos, en lugar de saciar su hambre siempre tendrá más. Responderle con un “NO” ayuda a que su autodominio se desarrolle y a que sepa enfrentarse a la frustración.
  • Exigir que obedezca. Si nosotros también le exigimos constantemente, luchará para imponer su poder y crecerá pensando que las normas no están hechas para él.
  • Chantajes. Si se accede a darle algo al niño porque nos chantajea, siempre será una herramienta que utilice para imponer su voluntad.

La tiranía en los niños procede de la permisividad cuando se educa al niño enseñándole sus derechos pero no sus obligaciones, lo que hace que no madure de manera correcta. Y los niños desde la infancia deben aprender a vivir en sociedad sintiendo, captando y viendo afecto al mismo tiempo que les transmitimos valores, les enseñamos empatía y hacemos que aprendan a ponerse en la piel de los otros, en lo que piensan y sienten los demás.

Consejos para que el niño no esté demasiado consentido

  • “Mi hijo ha salido así” no vale. Los niños se forman y educan, no salen de una manera u otra.
  • Establecer normas de disciplina durante sus primeros 3 años es fundamental.
  • Consentirle todo no significa quererle más. Nos querrá más en la medida en que le exijamos. Y darle un abrazo y decirle que le queremos demuestra más que cualquier cosa que le demos.
  • Si sigue enfadándose y teniendo berrinches por mucho que le digamos “NO”, no hay que alarmarse. Madurar es algo que lleva tiempo.
  • Si le castigamos o regañamos cuando se dirija a nosotros con malos modos, siempre nos pedirá perdón.
  • Por mucho que el niño sea “el rey de la casa”, la vida familiar no debe girar siempre en torno a él.

Leave a comment

Your email address will not be published.