Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

Cómo se puede mejorar la autoestima en Alcorcón

Cómo se puede mejorar la autoestima

La autoestima es la percepción o la imagen que uno tiene de sí mismo, la manera en que se valora y se quiere, y confía en sus propias capacidades y habilidades. En las consultas de psicología se tienen que tratar a menudo casos de personas cuya autoestima es baja, y se comprueba así mismo que si se logra aumentar la autoestima la persona se siente cómoda consigo misma, toma las riendas de su vida y su creatividad y flexibilidad aumentan.

Cuando la autoestima mejora, aumenta la capacidad de tomar decisiones y, también, de hacer frente a sus consecuencias, y se llega a disfrutar de los retos que la vida nos presenta.

Mejorar o aumentar la autoestima no surge de la nada, sino que es el fruto de algo anterior. Los consejos para hacerlo siempre vienen muy bien, pero es el encarar y superioridad inseguridades y miedos personales lo que hace que la autoestima se fortalezca. Enfrentándonos a ellos es como potenciamos nuestra autocrítica constructiva a la vez que reducimos la destructiva.

Desde el positivismo, hay algunas sugerencias que pueden ayudar a que nuestra autoestima mejore:

  • Tener un diario positivo. Al final de cada día hay que escribir algu bueno que nos haya sucedido (al menos tres cosas).
  • Preparar una lista de objetivos. Saber lo que queremos es fundamental para que logremos nuestras metas. Debemos anotar todo lo que queremos ser y hacer.
  • Autoperdón. Como siempre decimos, nadie es perfecto. Todo el mundo comete errores, y debemos ser tolerantes con nosotros mismos. Siempre nos podemos permitir algún error e incluso cometer alguno de manera voluntaria (no tiene por qué ser en alguna situación de gran relevancia). Se trata de ver si de verdad es tan terrible equivocarse o cometer un error, o si lo que es peor es nuestro temor a ello.
  • Las comparaciones SIEMPRE son odiosas. Hay que dejar ya de compararnos con los demás, sobre todo cuando esas personas son diferentes a nosotros. Eso hace que nos centremos en lo que nos falta y que es algo que otros sí que tienen. Y no sería justo intentar ser alguien perfecto a base de “trocitos de los demás”.
  • Plantar cara a los conflictos. Siempre que estemos en desacuerdo con algo tenemos que expresarlo, pero sin caer en el error de intentar cargarnos de razones poderosas cuando expresemos nuestra opinión diferente. Seguramente nos sorprendamos al comprobar que la valoración que hagan los demás de nosotros no es tan negativa como pensábamos.

Leave a comment

Your email address will not be published.