Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

Aspectos clave de las adicciones en Alcorcón

Aspectos clave de las adicciones

Las adicciones son las conductas y actitudes de las personas que tienen las personas al sufrir dependencia hacia comportamientos, sustancias, o incluso hacia otras personas, que quedan enganchadas a su adicción de tal manera que su vida pasa a girar alrededor de eso de lo qeu dependen.

Eso hace perder el control a la persona adicta y afecta de manera muy negativa a diferentes áreas de su vida. Así, una persona alcohólica sufre un deterioro en sus relaciones laborales y personales al ser capaz de ir a trabajar o llegar a casa en estado de ebriedad, teniendo conflictos por ello y corriendo el riesgo de perder su trabajo o a su pareja.

Tipos de adicciones existentes
Como hemos mencionado, tener una adicción supone sufrir una dependencia, y esta dependencia puede de diferentes tipos. Aunque las que están “reconocidas oficialmente” son las que aparecen en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales o DSM-IV, que hasta ahora sólo contempla las adicciones provocadas por sustancias como la adicción al alcohol, a ciertos alimentos, a drogas, al tabaco o a los fármacos.

Existe también la dependencia a acciones o conductas, que son las que están relacionadas con hacer algo concreto. Entre ellas se encuentran la adicción al juego o ludopatía, al trabajo, al gimnasio, al sexo, y últimamente debido a las nuevas tecnologías la adicción al teléfono móvil o a Internet. Son conductas que generan adicción de manera que la vida de la persona pasa a girar alrededor de esa conducta.

Y también se puede hablar de la adicción a las personas aunque no está reconocida como tal sino como dependencia. Esta dependencia reúne los mismos requisitos que las adicciones reconocidas, ya que la persona dependiente vive por y para el otro (sea un familiar, un amigo o la pareja).

Por qué se cae en una adicción
Generalmente, las adicciones surgen como una manera de evadirse de la insatisfacción que siente el adicto respecto a su vida. Se trata de alejarse de ello, y paradójicamente la mayoría de las personas que intentan evadirse de la realidad no son conscientes de esa insatisfacción que sienten. Entonces sienten una gran atracción hacia aquello que genera su dependencia, de manera que su vida se basa en conseguirlo, en lugar de tratar de encontrar el motivo de esa insatisfacción y solucionarlo.

Algo habitual en las adicciones es que empiezan con pequeñas dosis, en contextos concretos y de una manera no habitual. Y es el bienestar, el placer y la atracción que generan lo que hacen no sólo que se mantenga en el tiempo sino que aumente, hasta que se convierte en la base de la vida del adicto.

Cómo puede superarse
El primer paso en toda adicción es reconocerla, ser consciente, ya que no siempre las personas adictas son capaces de admitirlo, y seguro que muchos conocemos a alguien que en lugar de reconocer una adicción nos ha dicho que es algo que “tienen controlado”. Así, creen que lo pueden dejar cuando quieran, pero se engañan a sí mismo ya que no es cierto.

Cuando el origen de la adicción es la insatisfacción personal, es necesario en primer lugar encontrar mediante la terapia el motivo, para entonces trabajar en buscar una manera de vivir que pueda satisfacer a la persona adicta y así pueda superarlo. No hay que tener miedo de solicitar ayuda especializada, ni evitarlo por vergüenza.

Cómo evitar el riesgo de caer en la adicción
Si nuestra vida es equilibrada y satisfactoria, el riesgo de padecer una adicción es mucho menor, ya que cuando surgen es para sustituir alguna carencia o insatisfacción, o para esconder o alejar un problema del que queremos evadirnos. Por eso debemos ser siempre muy conscientes de nuestro nivel de satisfacción para poder disfrutar de nuestra vida y saber cómo afrontar aquello que no nos parece ideal.

No debemos temer a buscar ayuda (no siempre debe ser un psicólogo, también pueden ayudarnos nuestros allegados) para superar los problemas o resolver nuestras insatisfacciones sin necesidad de recurrir a una sustancia o actitud adictiva. El mayor riesgo es el temor a cambiar nuestra vida por el miedo a las consecuencias que nuestras decisiones nos puedan acarrear, pero hay que tener valor y no dudar en cambiar lo que nos tenga insatisfechos.

Leave a comment

Your email address will not be published.