Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

La decepción y cómo manejarla en Alcorcón

La decepción y cómo manejarla

La decepción es una emoción muy dolorosa, que surge cuando no se han cumplido las expectativas que teníamos sobre un acontecimiento, situación, o persona. Así, la decepción siempre llega cuando habíamos puesto nuestras ilusiones en algo y lo esperábamos, y no ocurre como habíamos deseado u ocurre de una manera muy diferente.

Cuando mayores son la confianza y el vínculo que tenemos con la persona, y cuando más definida y concretada tenemos la expectativa, mayor es la decepción que se siente al no cumplirse. Y la decepción da paso a otras emociones como la rabia, la tristeza, el desengaño, la desilusión y la frustración.

Hay que tener claro que lo que realmente produce la decepción no es la situación, el suceso o la persona, sino la expectativa que teníamos nosotros en cuanto a ello. Eso hace que la decepción sea un proceso interno que ocurre cuando no vemos las cosas o las personas como son en realidad, sino como queremos, deseamos o esperamos que sean. Y las expectativas muy a menudo están relacionadas con nuestros valores y nuestras creencias, o con las experiencias que hemos vivido. Como consecuencia, nuestras propias fantasías, necesidades, proyecciones e idealizaciones entran en juego en este proceso.

Cómo manejar las decepciones
Para que los estados de decepción no nos afecten en exceso, hay algunas sugerencias que podemos seguir.

  • No crearse demasiadas expectativas en cuanto a algo o alguien. Tenemos que ver las cosas y, sobre todo, las personas, como realmente son y no como deseamos o queremos que sean. Hay que aceptar la libertad e individualidad de los demás.
  • Saber entender que la misión de los demás no es ni cumplir las expectativas que hemos creado sobre ellos ni ser como queremos que sean.
  • Aceptar que los demás no son como nosotros ni se comportan como lo hacemos, sino según sus propias creencias, experiencias, principios y valores.
  • Si nos creamos expectativas debemos saber diferenciar entre aquello que depende de nosotros y lo que no, y trabajar y centrarnos en lo primero. En cuanto a los segundos, debemos ser capaces de aceptar que puede cumplirse… o no hacerlo.
  • Saber identificar y canalizar aquellas emociones que surjan en nosotros debido al desengaño o la decepción. Sentirnos tristes, enfadados o frustrados es algo totalmente normal, pero tenemos que saber encauzar esas emociones.
  • A veces es necesario que hablemos de nuestros sentimientos con alguna persona de confianza. Esto nos ayudará a relativizarlo y evaluarlo. Y si es posible y consideramos que puede ayudar, también podría ser bueno hacer esto con la persona que nos ha decepcionado.
  • Hay que saber perdonar, así como liberarnos de los sentimientos negativos, para no caer en el resentimiento y el rencor que nos harán estancarnos.
  • No dejar de confiar ni acercarnos a los demás. Aunque habrá ocasiones en que necesitemos tomarnos un tiempo para asimilar lo que ha ocurrido y renovar nuestro ánimo para encarar las situaciones y relaciones futuras.

Leave a comment

Your email address will not be published.