Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

Cómo enfrentarte a la depresión postvacacional en Alcorcón

Cómo enfrentarte a la depresión postvacacional

Cuando llega el final de las vacaciones, y por tanto de la época de ocio y de diversión, es normal sentir cierta tristeza o apatía al principio. Pero el problema se vuelve más serio si esas sensaciones continúan o se hacen más fuertes, y es cuando se debería considerar que se padece lo que se conoce como depresión postvacacional.

Este síndrome postvacacional surge tras volver a la rutina diaria, sobre todo si la persona tiene algún motivo para encontrarse descontenta con su vida o su trabajo. Los síntomas son similares a los de otros tipos de depresión, y entre ellos se encuentran el insomnio, la irritabilidad, la tristeza, la ansiedad y la apatía.

Por tanto, es importante saber cómo hacer frente a este problema, ya que puede convertirse en algo que afecte seriamente a nuestro día a día.

Aunque parezca algo difícil, hay que prepararse para la vuelta a la rutina de la manera más positiva posible. Las vacaciones suponen un descanso y mucha diversión, pero ahora hay que empezar de nuevo y si le ponemos energía y ganas la duración de la tristeza y la nostalgia será menor.

  • Hay que recuperar poco a poco los hábitos diarios. Hay que ponerse al día de lo que quedó pendiente en el trabajo antes de las vacaciones y comenzar nuevos proyectos, pero no hay que intentar hacerlo todo enseguida y a toda velocidad. Esto puede provocar agobio, lo que a su vez aumentaría la nostalgia y la tristeza.
  • Recordar que las vacaciones no son los últimos días libres hasta que termine el año. Siempre nos quedan los fines de semana, los días festivos y los puentes para hacer una escapadita o relajarnos. Aprovechando ese tiempo libre todo lo que podamos no tendremos la sensación de que ya no tendremos más oportunidades de relajarnos y distraernos.
  • Incluso en el trabajo siempre hay algo positivo, y saber encontrarlo nos ayudará mucho. También es un buen momento para cambiar aquellos aspectos de nuestra rutina laboral que no nos gustan, pues haber disponido de un tiempo lejos de la rutina diaria ayuda a identificar esas cosas que no funcionan como deberían pero que no advertimos cuando estamos ocupados con el trabajo diario. Lo mismo puede aplicarse a nuestra visda personal.
  • Casi siempre la rutina es aburrida, pero no hay que olvidar que después de salir del trabajo aún disponemos de algunas horas para distraernos y disfrutar. Hacer deporte, dar un paseo o pasar tiempo con los amigos o familiares nos hace olvidar la rutina y darnos cuenta de que el resto del día también es placentero.
  • Cuando la apatía, la nostalgia y la tristeza duran más de dos o tres semanas hay que averiguar por qué. Puede que haya algún aspecto importante de la propia vida que haya que cambiar como encontrar un trabajo mejor, tener más comunicación con los familiares o mejorar la relación con la pareja, pero sólo puede hacerse si se identifica antes.
  • Por último, si la depresión postvacacional se agrava o se convierte en un problema grave, no hay que dudarlo y se debe buscar ayuda profesional para que pueda orientarnos y ayudarnos a vencerla.

Leave a comment

Your email address will not be published.