Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

Qué es el complejo de superioridad en Alcorcón

Qué es el complejo de superioridad

Cuando alguien se siente inferior y trata de ocultarlo actuando como si fuera superior a los demás, se termina desarrollando lo que conocemos como complejo de superioridad. Las personas que lo padecen suelen afirmar que son más importantes que el resto, y que su opinión siempre es mejor que la de otros.

Origen del complejo
Normalmente, el origen del complejo de superioridad es un complejo de inferioridad que siente el sujeto, que le lleva a tener una actitud en la que aparenta ser superior para compensar la sensación que siente.

No confundir con la autoconfianza
No es lo mismo tener una buena confianza en uno mismo que padecer un complejo de superioridad. Hay quienes confían en sí mismos en algo en lo que son buenos, como hablar en público, pero lo hacen basándose en hechos reales. Por ejemplo un jugador de fútbol puede sentirse muy confiado en cualquier partido porque sabe que es bueno, pero eso no tiene por qué significar que se sienta superior al resto ni que considere inferiores a sus compañeros o rivales porque no destacan de la misma manera. Tampoco significa que tenga que aparentar seguridad para compensar que se siente inferior. Simplemente, sabe que es bueno y se siente seguro en algo en lo que sabe que lo hace bien.

Cómo tratar el complejo de superioridad
El principal problema para tratar el complejo de superioridad es que, aunque el sujeto se siente inferior, actúa de manera arrogante y vanidosa y puede decidir que no necesita la ayuda de un especialista porque le considera inferior, y eso dificulta que se pueda seguir un tratamiento adecuado. Por eso el primer paso, como ocurre casi siempre, es admitir que se tiene dicho problema.

Una vez admitido, lo primero que se debe erradicar es el complejo de inferioridad subyacente. Esto se lleva a cabo mediante Terapia Cognitivo Conductual, para que el sujeto aprenda a aceptarse a sí mismo y también aceptar tanto sus fortalezas como sus debilidades. Una vez eliminado el complejo de inferioridad, se puede pasar a modificar la conducta para que el paciente deje de necesitar aparentar superioridad o intentar destacar continuamente.

Leave a comment

Your email address will not be published.