Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

El por qué de los sueños en Alcorcón

El por qué de los sueños

Los sueños son parte de nosotros. Por eso desde tiempos inmemoriales fueron reflejados en la historia de la humanidad, en la mitología y en la religión. Pero la pregunta que todos nos hacemos es si carecen de importancia o si son algo que va más allá de lo anecdótico.

Se calcula que los seres humanos pasamos durmiendo un tercio de nuestra vida. Pero de ese tiempo en el que dormimos, los sueños ocurren en ráfagas de unos pocos minutos, por lo que las personas solemos pasar soñando unos seis años. Cuando lo hacemos, nuestro cerebro se activa casi completamente, y eso hace que el flujo sanguíneo que necesita sea el doble de lo necesario durante el estado de vigilia.

La única parte del cerebro que detiene su funcionamiento mientras soñamos es el centro lógico, motivo por el cual los sueños tienen en ocasiones matices de irrealidad. Además, para no exteriorizar los sueños el cerebro hace que la médula espinal paralice de manera temporal los miembros, de manera que los ojos son lo único que se mantiene en movimiento durante lo que se llama fase REM, moviéndose de una manera acorde a la actividad que se produce en el sueño.

Al soñar, el cerebro realiza una función importante, que es seleccionar y desechar recuerdos. De ahí que, después de haber estado estudiando, recordemos mejor la materia al día siguiente si hemos tenido el suficiente tiempo de sueño y no nos hemos quedado toda la noche repasando. Por tanto, dormir es mejor para recordar cuando pasamos por una época de exámenes.

Al soñar, el cerebro trata de resolver los problemas que han surgido a lo largo del día, y eso hace que dormir sea una muy buena manera de resolver algo en lo que nos quedamos estancados. A menudo los sueños son también un reflejo, ya sea fiel o simbólico, de nuestros miedos, nuestros deseos y aquello que ocupa nuestra mente. Por eso es muy común tener pesadillas en las que vemos temores como la falta de autoconfianza, que se refleja en sueños en los que nos vemos a nosotros mismos desnudos en público sin ninguna manera de escondernos o taparnos.

Freud afirmaba que el satisfacer los propios deseos es la función de los sueños, y no andaba mal encaminado. Pero esta es sólo una de las posibles respuestas al misterio de los sueños y su función. La realidad es que ni los múltiples estudios llevados a cabo ni las páginas de Freud han logrado desentrañar las preguntas que todos nos hacemos acerca de los sueños.

Pero una cosa que es cierta es que durante esas horas de nuestra vida que pasamos soñando no estamos perdiendo el tiempo.

Leave a comment

Your email address will not be published.