Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

La intuición cuando tomamos decisiones en Alcorcón

La intuición cuando tomamos decisiones

Todo el mundo tiene intuiciones en algún momento. Son algo que aparece de repente, sin que conozcamos su origen, y nos ofrecen una respuesta. Pero lo que todos nos preguntamos es si se puede confiar en la intuición.

Pongámonos en la situación en la que queremos adquirir un producto del que no sabemos nada y no hay ni comparativas ni alguien que nos pueda aconsejar. Lo único que tenemos es un listado de las características de diferentes modelos. Utilizando el pensamiento racional lo que haríamos sería analizar las características de cada modelo, elegir los que parezcan ser mejores, descartar los que se encuentren fuera de nuestro puesto, y luego ordenar los que hemos elegido dependiendo de la relevancia de sus características. Esto es algo que nos llevará un buen rato.

El pensamiento racional viene muy bien para avanzar en campos como la tecnología, la ciencia… pero no cuando no disponemos de ayuda, no tenemos demasiado tiempo, y ni podemos ni queremos utilizar recursos cognitivos.

Ahí es donde entra en juego la intuición. Es rápida y aparece sin ningún esfuerzo, dos características que también se encuentran en las respuestas al azar. Pero lo que diferencia a la primera y la hace mejor es que mientras que en el caso del azar cada respuesta tiene tantas posibilidades de ser correcta como las demás, en la intuición disponemos de más datos para encontrar la respuesta, utilizando la información disponible en el momento y comparándola con lo que habíamos aprendimos anteriormente.

Por tanto, la intuición (al contrario que lo que ocurre en el azar) utiliza el conocimiento, y maneja menos información que el pensamiento racional. Eso es lo que hace que al tener una intuición sepamos que está basada en algo, aunque no lleguemos a saber qué es ese algo, ya que la elaboración del conocimiento en el que se basa no ha sido igual que cuando se utiliza el pensamiento racional.

¿Podemos, entonces, confiar en la intuición? En ocasiones sí, pero no siempre. Depende del conocimiento en el que esté basada. Eso es lo que hace que tengamos más probabilidades de acertar si se trata de un campo en el que tenemos unos conocimientos previos, pero sea necesario contar con un asesoramiento en algo que sea desconocido para nosotros.

Ante toda decisión importante, lo mejor es intentar en primer lugar obtener todo el conocimiento posible y, después, fiarnos de nuestra intuición.

Leave a comment

Your email address will not be published.