Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

Beneficios psicológicos de las vacaciones en Alcorcón

Beneficios psicológicos de las vacaciones

Las vacaciones son un periodo que, además de ayudarnos a descansar tras el esfuerzo realizado durante el año, nos aporta beneficios psicológicos que, si las disfrutamos como debemos, ayudan a que a la vuelta el riesgo de depresión post vacacional sea menor.

Cambiar de rutina nos ayuda a desconectar
En el día a día habitualmente nos comportamos “como un robot” que se pone en marcha por la mañana. Visitamos los mismos lugares, hacemos las mismas cosas, nos movemos de la misma manera. Los días son casi idénticos entre ellos y parece que pasan rápido. Las vacaciones nos ayudan a hacer cosas diferentes y tomar otras decisiones cada día, que generalmente están orientadas a hacernos disfrutar. Por eso no sólo disfrutamos sino que además somos conscientes de que nuestros actos y decisiones tienen ese objetivo.

Los días son más largos
Esto puede parecer contradictorio porque siempre que disfrutamos parece que el tiempo pasa volando, pero al mismo tiempo parece que los días son más largos porque hacemos más cosas. Esta sensación hace que a una semana de vacaciones se le pueda sacar mucho partido.

Disfrutar con nuestra gente
Una de las ventajas de las vacaciones es pasar tiempo disfrutando de la compañía de seres queridos, familiares, amigos, hijos… sintiendo sensaciones, y generando recuerdos y experiencias que nos acompañarán toda la vida.

Tener tiempo para tí mismo
Las vacaciones también nos dan ese tiempo para nosotros mismos que en la vida diaria no tenemos y, por qué no, también para pensar. Sentirnos relajados y fuera de la rutina diaria crean un diálogo interno en el que tomamos conciencia de lo que queremos o necesitamos, y lo que tenemos que hacer para lograrlo. Esto aporta una dosis extra de motivación

Echar de menos la rutina
Sí. ¿Por qué no? el periodo de vacaciones alejado de las tareas que llevamos a cabo cada día hace que un día nos apetezca volver a hacer eso que no dejamos de hacer durante el año. Este es el mejor antídoto para el síndrome post vacacional, porque no nos podemos deprimir si tenemos ganas de volver a hacerlo.

Disfrutar de las vacaciones es algo que está en tus manos. Si las disfrutas y cambias de rutina varias veces, cuando terminen la estabilidad resultará más agradable.

Leave a comment

Your email address will not be published.