Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologoalcorcon@gmail.com

La Reestructuración Cognitiva: Aprender a pensar en Alcorcón

La Reestructuración Cognitiva: Aprender a pensar

Cuando estamos analizando algo, ¿en qué estamos pensando en realidad? ¿Sabemos pensar teniendo el objetivo muy claro? Cuando pensamos queriendo reflexionar acerca de un asunto concreto, estructuramos las ideas y enlazamos el pasado con nuestras expectativas a largo plazo, logrando hallar la solución al problema. Lo que ocurre en una gran parte de las es que nos perdemos en los pensamientos. Y entonces es cuando llega el problema, ya que no conseguimos encontrar una salida, ofuscándonos y perdiendo de vista el objetivo que teníamos cuando empezamos a pensar en el asunto.

Cuando esto ocurre, nuestros pensamientos nos repiten una y otra vez la parte negativa, los contras, y nos llevan de nuevo al punto de partida sin haber sido capaces de enontrar la solución.

¿Por qué sucede esto? Porque generalmente no sabemos pensar, nadie nos ha enseñado. Y, casi siempre, no sabemos hacerlo. Esto es lo que se conoce en psicología como reestructuración cognitiva: la modificación de la valoración subjetiva y la forma de interpretar la vida en general. Alguien que es catastrofista, negativo o pesimista no es capaz de encontrar la salida a una situación porque la forma que tiene de interpretarla o valorarla se queda estancada en la pérdida.

Para poder encontrar una solución adecuada a una situación concreta sin perdernos en esos pensamientos que no nos llevan a ningún lado, se pueden seguir unos sencillos pasos:

  • Si queremos conseguir que las reflexiones o pensamientos sean fructíferos, lo primero que tenemos que hacer es ser conscientes de ellos, darnos cuenta de ellos. Para lograrlo, debemos pararnos y analizar lo que pensamos, si las posibles soluciones planteadas tienen sentido, y los resultados que obtenemos. algo que puede ayudar es escribir los pensamientos en una lista, con el fin de clasificar e identificar lo que es más importante.
  • Después del paso anterior, hay que experimentar la situación: qué hipótesis se puede plantear en la situación para lograr un resultado, independientemente de que sea bueno o malo. Si estamos siendo criticados, las reacciones podrían ser llorar, insultar, agredir, huir… Tenemos que plantearnos cada una de esas reacciones y las consecuencias que podrían tener.
  • Por último, debemos modificar esas reacciones que podrían tener consecuencias negativas para nuestro entorno o para nosotros mismos, o aquellas que no aporten resultados. Así, podremos interpretar la situación, valorarla y pensar en ella de una forma más efectiva, según la experimentación que hayamos realizado en el paso anterior.

En la terapia cognitiva es habitual llevar a cabo esta modificación de la manera de pensar, y los resultados son muy satisfactorios. También es muy fácil realizar esta práctica de muy fácil utilización, y puede aplicarse a cualquier cosa que queramos estudiar atentamente.

Leave a comment

Your email address will not be published.